The Albufera

Seguimiento de el galápago europeo en s’Albufera

  • (4)27.07.2014_'Ma280'

    (4)27.07.2014_'Ma280'

    View post

El equipo científico del TAIB está llevando a cabo un seguimiento de la población de Emys orbicularis (Linnaeus, 1758), el galápago europeo, en s´Albufera de Mallorca, con el objetivo de conocer su situación y evolución en el parque: densidad poblacional, longevidad, ratio macho-hembra, localización, reclutamiento, etc. Dentro de este seguimiento también se toman datos sobre la presencia de otras especies de quelónidos, en este caso exóticos, como es Trachemys scripta, el galápago de Florida, el cual hace ya años han sido introducido en el parque procedente de la suelta deliberada de personas que se deshacen de sus mascotas.

El galápago europeo se considera una especie autóctona del Parque Natural de s’Albufera de Mallorca, pese que fue introducido en la isla probablemente en época romana. El nombre de la especie “orbicularis” (con pequeños círculos) indica las manchas amarillas en la piel y el plastrón o caparazón, que es de color marrón con zonas verdosas y alguna mancha amarillenta. El tamaño medio de los adultos oscila alrededor de los 150 mm, siendo las hembras de mayor tamaño.

emys18 emys24

Mapa distribución

Habita en todo tipo de masas acuáticas, preferiblemente en aquellas depoca o nula corriente y abundante vegetación, la cual les ofrece protección frente a sus depredadores, entre los que se encuentran micromamíferos, aves y peces. Es una especie mayoritariamente carnívora oportunista, en su dieta figuran: insectos acuáticos,  larvas y adultos de anfibios, peces, caracoles, cangrejos y restos vegetales. Esta especie de tortuga se encuentra en el centro y sur de Europa, Asia Occidental y la zona mediterránea de África (mapa de testudines.org)

A nivel mundial esta especie está catalogada como especie “casi amenazada” (UICN, 2012). En España se considera una especie “vulnerable” según el Catálogo Nacional de especies amenazadas (Keller y Andreu, 2002).

En el PN de s’Albufera, Emys orbicularis convive con otras especies de quelónidos como Trachemys scripta, la tortuga de Florida, dos de sus subespecies (T. scripta scripta y T. scripta elegans e híbridos de éstas), y otras como Pseudemys nelsoni y Mauremys leprosa. La tortuga de Florida es una especie exótica en Europa y ha sido introducida en s´Albufera en las últimas décadas llegando a establecer rápidamente una población en el parque. De las otras especies no se puede considerar que exista una población ya que solamente se han observado algunos ejemplares siempre adultos. El comercio de estas especies para su utilización como animal doméstico y su posterior abandono es la principal causa de la aparición de las mismas en diferentes hábitats.

En general, no todas las especies exóticas que llegan a una nueva zona se establecen con éxito y, normalmente, las que lo consiguen (se estima que un 3%) suelen hacerlo por la falta de enemigos naturales en el nuevo lugar. Este hecho puede ser una desventaja para las especies autóctonas, que no siempre tienen las aptitudes para competir y pueden llegar a ser desplazadas. En consecuencia, la llegada incontrolada y frecuente de especies exóticas constituye una amenaza para la biodiversidad, contribuyendo a la pérdida de especies en los lugares de recepción en las últimas décadas. Se trata de un problema global de especial importancia en las islas y archipiélagos, cuyos efectos se aprecian en todos los ecosistemas y en algunos casos son irreversibles. Es por ello que los científicos del TAIB están llevando a cabo el seguimiento de galápago europeo en s´Albufera de Mallorca, para contribuir al conocimiento de la evolución de las diversas poblaciones y las consecuencias de la interacción entre ellas.

Se poseen datos del 2006 y 2007 gracias al trabajo de seguimiento llevado a cabo por unequipo de la AEN (Associació d’Estudis de Natura), formado por Samuel Pinya Fernández y Eduard Cuadrado de Juan. Entre Julio y Septiembre de 2014, el equipo de voluntarios del TAIB ha retomado este seguimiento, en el que se han capturado un total de 125 E. orbicularis, 29 T. elegans, 1 M.leprosa y 1 P.nelson. Los datos han sido obtenidos en 15 estaciones de muestreo, en las que se ha trampeado con nasas flotantes cebadas, que eran revisadas semanalmente. El manejo de los individuos capturados consiste en su foto-identificación, pesaje, medición del plastrón y espaldar, sexado, recuento de anormalidades y liberación final. Estos estudios preliminares pretenden proporcionar las bases para establecer medidas de conservación y divulgación de este grupo de organismos, así como una metodología fiable y efectiva para continuar con el seguimiento.

nasa

Nasa

plastron

Plastron

 

Referencias:

Keller C. & Andreu A.C. (2002) Emys orbicularis In: Atlas y Libro Rojo de los Amfibios y Reptiles de España (Pleguezuelos J.M., Márquez & Lizana, M., eds.). Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española (2ª impresión). Madrid: 137-142.

IUCN Red List of Threatened Species. Version 2014.2. www.iucnredlist.org. Downloaded on 21 September 2014.

www.testudines.org/es/taxons/taxon/16/distribution. Acceded on 21 September 2014.

 

 

 

Trichopodas pennipes una mosca molt útil

  • IMG_8463

    IMG_8463

    View post

Al passat mes de maig, durant el Camp Científic Internacional d’Ecologia aplicada a zones humides i de Formació de nous/noves investigadors/es, organitzat pel Parc Natural de s’Albufera de Mallorca i el TAIB (The Albufera International Biodiversity group), es va trobar per segona vegada un exemplar de Trichopodas pennipes, un dípter que actua com a fauna auxiliar en el control biològic de plagues.

Segons la bibliografia, Trichopodas pennipes és una espècie originària de la regió neàrtica i es coneix que va ser introduïda a les illes de Hawaii, Nova Zelanda, Argentina i Àfrica del Sud, entre d’altres, per al control de plagues. A Europa s’han trobat evidències de la seva presència a Itàlia, França, Portugal i Espanya, on es pensa que ha estat introduïda de manera fortuïta. A la península ibèrica, la primera cita data de 1998 a la platja de Pals a Girona, tot i que posteriorment es van capturar més exemplars a l’Escala (Girona). La dispersió d’aquest parasitoide ha continuat dins el territori espanyol, i aquest any 2014 s’han capturat dos exemplars al Parc Natural de S’Albufera, a Mallorca, durant els mostreigs efectuats al Camp Científic Internacional del TAIB.

Pel que fa a la seva taxonomia, Trichopodas pennipes és un insecte que pertany a l’ordre dels dípters (insectes amb un parell d’ales)i, dins d’aquest, a la família dels taquínids, una de les més extenses i cosmopolites de la classe Insecta. Les seves característiques identificatives són el color ataronjat del seu abdomen, un cap i un tòrax velluts i negres i una franja de pèls negres curts sobre les potes del darrere.

Diversos estudis científics han demostrat que aquest insecte parasita de forma natural larves i adults de diverses espècies de les famílies Pentatomidae, Coreidae, Pyrrhocoridae i Alydidae, com ara Nezara virudula, Coreus marginatus o Anasa tristis, tres tipus de xinxes considerades plagues d’importants cultius hortícoles com la carabassa, el carabassó, els tomàquets i els pebres. La taxa de parasitisme d’aquest dípter pot ser de entre el 80 i el 93% i el seu mètode consisteix en adherir els ous directament sobre el cos dels seus hostes. En el cas de Nezara virudula, s’ha constatat que el nostre taquínid parasita preferentment els mascles degut a les feromones segregades per aquests. Els seus efectes a les femelles no són tan potents, doncs les xinxes parasitades són capaces d’alimentar-se i posar ous durant algun temps.

Per tant, la presència de Trichopodas pennipes al Parc Natural pot afavorir un control natural de les poblacions de plagues que afecten als conreus de regadiu que es troben a les immediacions de s’Albufera. Si tenim en compte que aquest no és l’únic insecte del Parc que controla plagues potencials, aquesta àrea protegida es podria considerar un reservori d’enemics naturals dels insectes que afecten els nostres cultius, afavorint així un control biològic beneficiós per als agrosistemes de la zona.

Fotografia: equip TAIB, maig 2014